Ensayo

Nuestra profesora de Literatura, Camila Aliberti, nos pidió de crear un ensayo analizando algunos poemas que estuvimos viendo en clase. Este segundo trimestre, estuvimos estudiando a las mujeres en la literatura latinoamericana. Esta es la afirmación en la que base mi ensayo:

Las mujeres poetas del siglo XX entienden que la literatura es un espacio de libertad y liberación, donde el cambio puede gestarse”. CORPUS: poemas de Alfonsina Storni, Julia de Burgos y Alejandra Pizarnik (al menos un poema de cada autora).

 

Alfonsina Storni, Julia de Burgos y Alejandra Pizarnik son tres escritoras ejemplares del sigo XX que han utilizado la literatura como herramienta de expresion y liberacion, llamando a la reflexión a aquellos que leen sus trabajos. Creando un ambiente de comodidad para implementar un cambio en la sociedad.

 

En sus obras, las tres ven a los hombres como aquellos que reprimen y “esclavizan” a las mujeres por su propia mente cerrada que se niegan a abrir. A través de sus artes, de sus obras literarias, se revela como son vistos los hombres por los ojos de estas tres escritoras, con su hipocresía y maltrato hacia las mujeres.

Alejandra Pizarnik en “La Enamorada” defiende esta postura y demuestra como las mujeres tienen que mantener una cierta imagen pública para satisfacer a los hombres, porque el momento que los queres es el momento que sos descartable: “Ríe en el pañuelo llora a carcajadas// pero cierra la puerta de tu rostro// para que no digan luego// que aquella mujer enamorada fuiste tú.” El tener que cerrar la puerta para poder expresarse, es una clara representación del abusivo control que los hombres tienen sobre ellas, al elegir lo que pueden mostrar de ellas y lo que no, y con más importancia, lo que pueden sentir y lo que no.  Tambien esta hipocresía del hombre, en enamorar a las mujeres pero esperar que ellas sean frías y distantes.

En “A Julia de Burgos” por Julia Burgos, se señala este vinculo de dependencia que le tienen a los hombres: “A ti todos te mandan; en ti mandan tu esposo, tus padres, tus parientes, el cura (…)” Pero va mas alla, y se propone que de alguna manera la mujer pertenece a todos los hombres en su vida, dándoles crédito por quien es ella. Es importante notar como al utilizar la palabra “mandar” Julia denuncia este vinculo, que parece forzado, de trabajo, como de un jefe a su empleada, no entre personas afectivas.

El título del poema de Alfonsina  Storni “Tu me quieres blanca”  en si, actúa como una directa crítica hacia el hombre. Hay una apóstrofe presente, que es el “tu” y al decir “tú me quieras” demuestra como los hombres imponen su pensamientos y quieren formar a las mujeres con sus preferencias. “Blanca”!representa a la pureza que es esperada en una mujer por un hombre.

Como durante los años las mujeres han sido reprimidas, dejadas sin una voz para expresarse y sin la posibilidad de ser su propia persona. Con estas palabras, miles de mujeres se pueden identificar, y al demostrar que no siempre tiene que ser así para ellas, puede haber un cambio en ambas mujeres y varones.

 

Pero no solo se concentran en el rol del hombre en la sociedad, también exploran al rol de la mujer. Como es vista la mujer por la sociedad: frágil, débil y enamoradiza. Todas retan esta idea y plantean de que la mujer es más que esto y por lo tanto esta limitación que se les ha puesto es pura injustica, pero una injustica que solo las mujeres pueden ponerle fin.

Por ejemplo, en “A Julia de Burgos”: “Tu eres fría muñeca de mentira social, y yo, viril destello de la humana verdad.” Al utilizar dicción como el de “fría muñeca” las mujeres se ven personificados en objectos sin vida, para el uso de hombre, y descartables. Pero ellas son más que decoración o seres superficiales. Señala como ellas tienen que romper con estas etiquetas que se les han puesto.

En “La Enamorada”: “soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres”. Acá, Alejandra Pizarnik, muestra su orgullo por ser mujer y su sincero afecto hacia las otras mujeres. Ese “calor” que la mantiene viva cuando todo lo otro la derrumba, es solo un calor que las mujeres pueden tener. Tambien las incentiva a formar una comunidad donde se apoyen. Nadie sabe mejor lo que se siente en ser mujeres en el siglo XX que ellas en si. Por lo tanto, juntas, y solo juntas, las mujeres pueden progresar y romper todas las barreras que se le presentan.

En “Pudiera Ser” por Alfonsina Storni se ultiliza el recurso de repetición y enumeración para crear un sentido de acumulación, en este caso de personas y años: “no fuera más que algo vedado y reprimido de familia en familia, de mujer en mujer.” Esto demuestra cómo fue algo desde el principio de los años, que se prolongo para las mujeres de generación en generación. Lo hace de una manera que llama la atención al lector, más específicamente a las mujeres, y las influye a tomar sus vidas en sus propias manos.

 

Finalmente, las mujeres poetas del siglo XX entienden lo fundamental que es la literatura y esparcen este sentimiento con aquellos que leen sus poemas. Ellas se liberan, al manifestar lo que significa para ellas escribir, y como posibilita el progreso. Asi, inevitablemte, contagiando a aquellos que escuchan sus palabras.

Como en el caso de Alfonsina Storni en el poema “Pudiera Ser”: “Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido no fuera más que aquello que nunca pudo ser” junto con “pienso que sin quererlo lo he libertado yo.” Se refleja el conflicto con la identidad del yo poético y como su única manera de afrontarlo y realmente ser feliz, es acudiendo a la literatura y las artes. La liberación se basa en los versos, en la terapia de las palabras.

Julia de Burgos en “A Julia de Burgos” dice lo siguiente: “dicen que en verso doy al mundo mi yo.” Ella expone la importancia en las letras, la documentación de los pensamientos, de nuestro ser, nuestra legado. Lo que nos va a acompañar hasta el fin de los tiempos y va a romper barreras y nutrir a la mente.

Aunque Alejandra Pizarnik no menciona concretamente a la escritura, se puede inferir que al sentirse tan cómoda para compartir sus pensamientos, la escritura actúa como su medio de liberación.

Antes, a las mujeres en especial, no se las dejaba escribir, por lo tanto estas tres escritoras quieren asfaltar el camino para la futura generación. No solo con sus poemas dejan un mensaje inspirador, pero el poema en sí también es un símbolo que representa el avance de las mujeres en la sociedad y como la literatura a sido aquello que nos lo ha concedido.

Para concluir, las tres escritoras del siglo XX, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni y Julia de Burgos, han podido liberarse al denunciar la mala conducta de los hombres, revelar las muchas caras de las mujeres y mostrar su apreciación de por el arte de la literatura. Así, inspirando a otros a tomar la iniciativa del cambio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *