Archivo de la categoría: fisicoquimica

Tp Inti

Nuestra profesora de fisicoquimica, Susy Perez Rey, nos pidio de elegir un articulo en Inti y resumirlo en el blog.

  • Los mayores que han estado activos, han vivido la etapa del aprendizaje, han trabajado para “tener” lo necesario y conveniente para sustentar nuestras vidas
  • Cualquiera haya sido la actividad desplegada, accedemos a la cuarta etapa de la vida valorizando el “ser” y los sentimientos, disponemos de tiempo y de deseos de volcar nuestra experiencia para responder al otro.
  • Muchos se alarman por la vida extensiva de algunos, pero por lo que habría que alarmarse es por el problema constituido por su calidad de vida. Del mejoramiento de los planes sociales y jubilatorios que aseguren la independencia de las personas mayores y el mejoramiento de su salud primaria y domiciliaria.
  • La sociedad manifiesta con claridad la atención, los cuidados y la educación en las etapas de la infancia y la adolescencia, mientas que para los adultos existe un sistema de trabajo y remuneración que los integra y “ordena”.
  • Todas estas etapas de la vida de las personas están de algún modo contenidas, planificadas y reguladas, ¿pero qué sucede después de llegar a esa bisagra que es la jubilación? El sistema se basó en una noción que hoy quedó terminantemente descartada: que a los 65 años las personas se jubilaban y vivían poco tiempo más. Pero la vida se ha extendido entre 20 y 30 años.
  • El gran desafío consiste en desarrollar sistemas públicos y privados para una vida activa en la tercera edad, lograr que la sociedad y los sistemas de servicios otorguen a esta etapa de la vida un sentido propio, como lo tienen las etapas precedentes.
  • Los adultos mayores deben poder permitirse una vida independiente, inclusiva y activa, no sujeta a la pasividad y al hecho de que los demás tengan que ocuparse de ellos.Esto requiere que el entorno ambiental y humano aporte un sistema de inclusión, independencia y participación activa que les permita dar un sentido a su vida.
  • Con el avance de la edad, el organismo tiene debilidades mayores. En los primeros casos existen paliativos. Pero en los últimos, sumados a la soledad (y a veces al abandono de los afectos) la problemática es más compleja de asistir.
  • Si todo el esfuerzo del Estado, de las organizaciones sociales y de las propias personas mayores se dirigiera a que los adultos mayores arriben a esta cuarta etapa con buena salud, buen sustento económico y con un sistema de vida con roles activos, se generaría un potencial humano de tremendo valor solidario.
  • Se requieren cambios profundos que muestren una dirección inequívoca hacia la inclusión social, dirigida a terminar con la idea de que los viejos ya cumplieron su ciclo. No se trata de acciones puntuales o circunstanciales, sino de construir una forma de vida inclusiva y productiva en términos personales y sociales, en un continuo sostenido a lo largo de toda la vida.